¿Cuál es el Credo?

El Credo de los Apóstoles:

“Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo. Nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso, y desde allí va a venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén”.

El Credo Niceno Constantinopolitano:

“Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos. Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho. Que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre. Y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato, padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día según las Escrituras, y subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre, y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén”.

En sus inicios, la iglesia cristiana no contaba con el Nuevo Testamento, y para crear un mensaje que permitiera la comunicación y la identificación entre los devotos,  realizó la labor de compilar las revelaciones de Dios en frases articuladas, para establecer un eje que identificara a todos los cristianos.

¿Qué es el credo?

El credo es el símbolo de fe que en forma de oración representa las creencias de la comunidad cristiana y afirma la naturaleza de Dios.

En este sentido, el credo es un compendio que engloba a Dios como creador de todo, refleja el génesis, manifiesta la Divinidad Trinitaria (Padre – Hijo – Espíritu Santo) y expresa el proceso para la salvación de la humanidad.

A lo largo de los siglos el credo ha tenido varias versiones, pero hay dos que son aceptadas por la mayoría de las iglesias cristianas.

El credo de los Apóstoles

El que se conoce como la versión corta por ser declarativa, y está basada en la síntesis de las enseñanzas de fe transmitida por los apóstoles.

El credo Niceno Constantinopolitano

El mismo surgió de los concilios ecuménicos de Nicea y Constantinopla,  con un contenido más extenso y profundo.

 

Más información sobre el credo

 

historia del credo

La Historia del Credo

La Historia del Credo tiene cuatro vertientes, pero sólo dos de ellas son reconocidas por toda la iglesia debido a ...
Leer Más
espiritu santo

Qué significa creo en el Espíritu Santo

Muchos se preguntan si el Espíritu Santo es la fuerza activa de Dios o es otro ser aparte del Padre ...
Leer Más
dios padre

Qué significa creo en Dios Padre

El Génesis de la biblia comienza diciendo: ‘’al principio creo Dios el cielo y la tierra’’, una frase que  denota ...
Leer Más
creo en Jesucristo

Qué significa creo en Jesucristo.

Hace más de dos mil años Dios envió a Jesucristo al mundo, siendo el único miembro de la Santísima Trinidad ...
Leer Más

 

Además de toda la información sobre el credo, quizá te interese:

Vida sacramentada

La vida de un católico es seguir las leyes que el libro de Dios nos dicta, debemos rezar el credo con fe y no cometer los siete pecados capitales. Nuestro deber católico es llevar una vida en fe haciendo lo correcto, sabiendo que el día del juicio final, seremos liberados y obtendremos la vida eterna.

En la angustia

Estar en comunión con Dios no nos exime de tener preocupaciones, por eso importante arrodillarnos ante su presencia y pedir con amor y esperanza, en las oraciones de poder, que debemos hacer a diario. Ese tipo de oraciones milagrosas, pueden ayudarnos a calmar nuestra intranquilidad, pues sentiremos su amor y él nos dará cobijo en la necesidad.

Cuando nuestra necesidad nos rebasa y es muy urgente, podemos acudir y rezas a San Expédito, este santo es conocido por acudir a las peticiones más justas y urgentes. Cuando sintamos que nuestra fe está decayendo, podemos acudir a las oraciones a San Miguel Arcángel, su comprensión nos reincorporará por el camino de la fe. De esta manera, no caeremos en la tentación de buscar pedirle a la Santa Muerte, que no nos puede brindar nada bueno.

Quizá te interese:

 

Imágenes de El Credo

credo

credo católico

credo oración

el credo católico